Mientras pueda, en mi casa

Entre los cambios que referíamos antes sobre la nueva vejez, hay uno que parece asimilarse con mayor dificultad, y es la independencia de las personas mayores.

Más específicamente, y dentro de todos los aspectos relevantes a tratar sobre la cuestión de la independencia en la vejez, me refiero especialmente a la independencia residencial. Recuerdo que, en un seminario de trabajo en Reino Unido, una de las ponentes británicas expresó que en España la situación residencial de las personas mayores no era un problema porque “todo el mundo sabe que en España los mayores viven con sus familias”. Hace poco en un seminario en Harvard, esta creencia se aplicaba a toda Europa: “En Europa las personas mayores viven con sus familias”. Yo me empeño en decir que esto no es cierto, pero me pasa como con lo de la pizza con piña que citaba en un post anterior. Erradicar creencias es difícil.

Seguir llegint:

https://cenie.eu/es/blogs/envejecer-en-sociedad/mientras-pueda-en-mi-casa?fbclid=IwAR3NgDWYLMU0GThmqOTliCyYZwhz5bmpIPhaEvavYD71jpOtQgzwyecKIww

Be the first to comment

Leave a Reply