Vejez: No todo duele

Me gustan los proverbios. Arranco con un proverbio africano: “Todo anciano que se muere/ es una biblioteca que se va”.

La vida cambia cuando se es joven y se tiene la suerte y el deseo de cobijarse bajo la sombra de un anciano: la mirada de la edad mira con otros ojos, con otras historias, la de los libros de su biblioteca.

Al cumplir sesenta y dos años Marco Tulio Cicerón —106 a. C.-43 a. C.—, escribió De Senectute. Cicerón vivió más que el promedio de sus contemporáneos: con seis décadas a cuestas era viejo.

 

Seguir llegint:

Vejez: No todo duele

Be the first to comment

Leave a Reply