finance and performance management

Capital riesgo y tercera edad

Economia de la Gent Gran / Economía de los Mayores

Capital riesgo y tercera edad

EntradaAutor: fatec » dt. jul. 04, 2006 2:20 pm

Abril de 2006 - Bosco Salaverri (Socio Fundador de Socios Financieros) - El País
------------------------------------------
Capital riesgo y tercera edad

Durante la segunda mitad de los noventa y principios de la década actual, el sector de los servicios a la tercera edad atrajo el interés del capital riesgo, situación plenamente justificada entonces por determinadas variables socioeconómicas -básicamente, el progresivo envejecimiento de la población- y por la necesidad de contar con una oferta asistencial con la dimensión y calidad necesaria para poder hacer frente a dicho fenómeno. Además, el sector mostraba rasgos que indicaban un inminente proceso de consolidación: los principales operadores únicamente controlaban en torno al 5% del total de negocio, mientras que el resto era gestionado, en gran parte, por centros de pequeña dimensión y modelos asistenciales menos profesionalizados.

La conclusión era evidente: existía un potencial de crecimiento en el sector, tanto por la necesidad de contar con centros modernos capaces de dar respuesta a la creciente demanda como por la posibilidad de acceder a una cuota relevante de mercado, aún en manos del segmento menos profesionalizado del sector. Ello provocó la entrada en el sector de la tercera edad de grupos inversores de la dimensión y prestigio de 3i, Corporación Financiera Alba, Torreal, etcétera, mediante la toma de participaciones relevantes en algunos de los considerados operadores de referencia (Ballesol, Quavitae y Sar).

Sin embargo, las operaciones corporativas más recientes en España muestran cómo los compradores de participaciones accionariales en operadores de referencia han sido casi exclusivamente grupos aseguradores -Catalana de Occidente en el caso de Sar, Mapfre en Quavitae o Caser en Metroces-, todos ellos interesados en tomar posiciones para la futura introducción de productos especializados, como el seguro de dependencia, mientras que los vendedores han sido mayoritariamente grupos de perfil financiero. Mientras tanto, otros países de nuestro entorno siguen presenciando operaciones de gran relevancia de la mano del capital riesgo, como la reciente adquisición de Westminster Healthcare Holdings -operador de residencias controlado por 3i- por parte de Barchester Healthcare, propiedad a su vez de fondos gestionados Lydian Capital, por nada menos que 787 millones de euros.

¿Qué ha ocurrido para que un sector con tan favorables expectativas en nuestro país haya dejado de atraer el interés de los fondos de capital desarrollo? Pues seguramente la creciente convicción de que las favorables expectativas que provocaron las elevadas valoraciones manejadas en su momento en el sector tardarán en confirmarse más de lo inicialmente previsto y ello debido básicamente a dos causas:

1- La competencia -mucho mayor de la esperada- que los considerados grandes del sector privado han encontrado, por un lado, en operadores de menor dimensión que, apoyándose en estructuras de costes más ajustadas, conservan una cuota relevante del mercado, y, por el otro, en el propio sector público. En efecto, las diferentes administraciones involucradas no parecen haber reconocido aún la magnitud del problema que plantean, a medio plazo, los servicios a nuestros mayores y siguen compitiendo con los operadores privados, ofreciendo un producto de calidad a un precio extremadamente reducido. Como resultado de todo lo anterior, transcurrida una década, la cuota de mercado que permanece en manos de los grandes operadores privados apenas llega al 10% del total del mercado.
2- El tamaño de los anteriormente denominados grandes en España no alcanza los mínimos necesarios para poder competir adecuadamente en la coyuntura actual de mercado. Mientras la dimensión del operador líder en España puede estar situada en las 3.500 camas gestionadas, su equivalente en otros mercados europeos más desarrollados -como Francia o el Reino Unido- duplica, en el mejor de los casos, dicha dimensión.

La suma de ambas situaciones -alta competencia y escasa dimensión- da lugar a que los márgenes de explotación habituales en el sector de la tercera edad sean más reducidos de lo esperable, y ello impide que grupos financieros con un horizonte inversor de tres a cinco años puedan recuperar adecuadamente su inversión a las valoraciones de entrada actuales.

¿Se trata de una situación duradera en el tiempo? Las referencias recibidas de otros mercados coinciden en indicar que no, pero también en que para que el sector de los servicios a la tercera edad vuelva a atraer el interés del capital riesgo será necesario, por un lado, que la Administración ceda protagonismo a la iniciativa privada y, por el otro, que existan grupos de la dimensión necesaria para poder asumir (y rentabilizar) dicha responsabilidad. Dichos grupos surgirán, con toda seguridad, de la unión de operadores ya existentes, pero para ello será necesario cambiar usos y costumbres muy enraizados entre los empresarios del sector (aspecto este último que puede ser objeto de un futuro artículo de mucha mayor extensión).
Avatar de l’usuari
fatec
 
Entrades: 4432
Membre des de: dc. juny 28, 2006 10:38 am

Torna a: Pensions i economia

Qui està connectat

Usuaris navegant en aquest fòrum: No hi ha cap usuari registrat i 1 visitant

cron

gentgran.org és una producció de Fatec, Federació d'Associacions de Gent Gran de Catalunya
Contacte: Correu electrònic fatec@gentgran.org - Telèfon 932.150.233 (laborables de 9 a 15 hores)

      

finance and performance management | the great depression | evil empire speech | research paper on purchase intention consumers | the miracle time